Ucronía transmedia. ¿Cómo haría hoy branding #MigueldeCervantes?

¿Cómo haría branding Miguel de Cervantes si viviera hoy? ¿Cómo trabajaría (sobre todo) y cultivaría su marca personal? Esa fue la pregunta que lancé hace unas semanas en clase, mientras hablábamos de la comunicación transmedia. Di algunas pistas a los chicos, no quise que contestaran y dejé el asunto en el aire para que reflexionaran acerca de ello. Hoy retomo el asunto en el blog.

Cervantes transmedia

1.- Su marca personal iría ligada a la evolución del sector al que se dedica

1.1.- Las nuevas tecnologías propician que deje de existir el concepto obra terminadacomo nos explica Inma Turbau, y la novela del futuro será transmedia, como nos recuerda Norma Dragoevich.

Miguel no sólo trabajaría en un libro, sino en otras ramificaciones de la historia:

  • Crearía un videojuego en donde el jugador podría decidir finales de capítulos.
  • Se plantearía grabar un documental o llevar la historia hacia una película, donde él fuera el director o el guionista.
  • Escribiría un blog que contara la vida no conocida de uno de sus personajes
  • Subiría fotos a un Flickr.
  • Y, sí, también abriría para Sancho Panza una cuenta en Twitter.

1.2.- Estaría muy interesado en las nuevas tecnologías porque sabe que no sólo ha cambiado el libro (de papel a digital), sino los canales a través de los cuales las historias llegan a los públicos. Además, la tecnología siempre ha influido en la literatura, es intrínseca a ella, como le explica Juan Francisco Ferré a Scolari, o como dice aquí Tomás Albaladejo.

1.3.- Comprendería que el lector ha cambiado y que consume información de una forma distinta, con una frecuencia distinta y con niveles de profundidad distintos. Y que, si quiere ser comprendido y entendido, hay que adaptarse a él.

2.- ¿Por qué ser sólo literato? Hemos visto aquí, muchas veces, que el presente empieza a estar marcado por la hibridación de géneros, canales y plataformas. Así que, quizá, Miguel no sería sólo novelista, o dramaturgo, o poeta. Quizá fuese comunicador, a secas. A veces le gustaría compartir historias y, como hemos visto en el punto 1, conocimiento y experiencias a través de distintos canales. Apostaría mi mano izquierda (ya que de mancos de Lepanto estamos hablando) a que sería, ante todo, audiovisual.

3.- Utilizaría Internet para crear experiencias directas con el lector y para afianzar su marca personal

3.1.- Quizá, escamado con las editoriales, haría públicas sus obras en Internet o las vendería al lector, directamente, sin intermediarios. Sabría que en la Sociedad Red desaparece el intermediario que no aporte valor.

3.2.- Antiguo preso en Argel, testigo directo de la cohesión de culturas, de fanatismos y radicalismos, haría especial caso a los movimientos sociales. Posiblemente sería ciberactivista.

Qué repetiría de su historia: el crowdfunding

1.- Crowdfunding. En su época ya buscó vías de financiación alternativas. Si has leído El Quijote recordarás que Miguel dedica su primera parte a un mecenas, el Duque de Béjar.

2.- Muy relacionado con lo anterior, no podría vivir de la Literatura, sino que tendría que desempeñar, de nuevo, los más variopintos trabajos.

2.- Probablemente, hoy no le reconocerías porque no llevaría marcado el signo del éxito. Porque los Arturo Pérez Reverte de su época eran Lope de Vega o Quevedo. Miguel (antiguo soldado, acusado de judeo converso por los fanáticos religiosos) sería hoy un hombre con tantas luces como sombras.

Imagen del post: Imagen de la campaña Quijote, de la agencia Zapping (2005)

Te interesará

 

¿Tú también buceas en dos mares distintos?

Henry Jenkins. Imagen obtenida de henryjenkins.org

Estos últimos meses estoy sintiendo que me sucede algo curioso. Yo no era consciente, pero ya me pasó hace muchos años, cuando estudié la historia de la comunicación corporativa. Sí, cuando empecé a saber más de Ivy Lee, de Edward Bernays o de Elton Mayo. Y también me pasó tiempo después, cuando Pierre Lévy me explicó qué era eso de la inteligencia colectiva o Castells empezó a hablarme de la sociedad informacional y de un nuevo modelo de ciudadanía. Y, por supuesto, cuando Simona Levi me aclaró que Internet no era una revolución industrial, sino una etapa histórica. O, incluso, hace bien poco, cuando Rheingold empezó a hablarme de las multitudes inteligentes y Jenkins del transmedia, de la convergencia mediática y de la cultura fan.

Zygmunt Bauman. Imagen obtenida de elpais.com (Carlos Rosillo)

¿Qué es lo que me ocurre? Que cuanto más leo sobre lo que me gusta y lo que me apasiona, también me gusta y me apasiona la parte contraria de forma directamente proporcional. Cuanto más trabajo e investigo en comunicación corporativa y socialmedia, más leo, más me intereso y más me documento en todo aquello que dice que casi todo esto es mentira, que casi todo esto es imagen y vanidad. Y, así, disfruto y entiendo cuando Bauman, por ejemplo, me explica que las plataformas social media crean una falsa sensación de democracia o nos hacen perder “el arte de las relaciones sociales“. Siento como si buceara en dos mares distintos. ¿Es grave doctor?

Transmedia y Storytelling. Señas de identidad (I)

Ya he dicho en este blog que el futuro de la Comunicación Corporativa pasa por el Transmedia y el Storytelling. Son dos conceptos íntimamente ligados a los de cultura de la convergencia mediática, inteligencia colectiva y multitudes inteligentes, de los que nos han hablado Henry Jenkins y Pierre Lévy. Si quieres una buena definición de Transmedia en algo más de tres minutos, te la da Gonzalo Martín, de Territorio Creativo, en este vídeo.

Por algunos motivos, estoy viendo de nuevo los vídeos la IV Jornada de Comunicación Corporativa 2.o que organizo todos los cursos en la Universidad Carlos III de Madrid y estoy leyendo algunos libros sobre Transmedia. He pensado que, mientras que tomo notas, quizá sea positivo que las comparta con vosotros para ahorraros tiempo.

En la ponencia inaugural de la Jornada, Diego Rivera, de Best Relations, nos desveló el ADN transmediático:

El público puede bucear en la información y bajar hasta la profundidad que quiera. Profundizará más cuanta más gratificación (material o inmaterial) obtenga.
La imagen es de http://fisiologoi.com/
  • La narrativa transmedia es intencionada y responde a un plan/guión.
  • Se ayuda del fenómeno multipantalla o/y multicanal.
  • El público puede sumergirse, como dice Diego, “en distintos niveles de profundidad en el conocimiento del mensaje” de forma voluntaria. Es decir, el público decide hasta dónde quiere llegar y según la recompensa que reciba.
  • El público es cómplice de la historia narrada como un espectador espacial o co-creando la historia.
  • Las marcas, las instituciones no tienen que informar (quizá haya una saturación de información), tienen que generar emociones y esto se consigue generando experiencias.