Cuidado con el lobo hacker

Hoy he visto The wolf, el corto de HP protagonizado por Christian Slater. Es una buena historia sobre ciberseguridad. Nos alerta sobre la conveniencia de proteger nuestro sistema informático (incluidas impresoras) de los hackers. Y, sí, es vedad: es branded content.

Me he enterado de los detalles de la campaña publicitaria gracias a Creativity-online.com, y todo parece indicar que la historia de este lobo-hacker será de largo recorrido.

El éxito de la pieza reside en que la historia nos despierta emociones, tratándonos a los espectadores:

  • Como el testigos mudos de un delito.
  • Haciéndonos co-partícipes (que no colaboradores) del mismo.
  • Seduciéndonos.
  • Provocando que despreciemos a las víctimas de los hackers por haber sido descuidadas y por no haber tomado en serio a la seguridad informática.
  • Pero, al mismo tiempo, anticipándonos también a nosotros mismos como posibles víctimas (porque ¿quién no ha pensado “A mí esto nunca me pasará“?).

En definitiva, es una historia de algo más de 6 minutos llena de quiebros y trucos psicológicos que hacen dudar al espectador de su rol, pero transmitiéndole una certeza: “Hay que ponérselo difícil a los hackers”.

El visionado de esta historia me ha recordado que la relación entre la industria y el cine documental/publicitario no es nueva. Hace unos meses conocí la obra de Ermanno Olmi gracias a un fantástico trabajo de Gabriel Domenéch González, que ganó I Premio Rocío Orsi de la UC3M por su investigación sobre este cineasta italiano y sus inicios en el cortometraje industrial.

Todo empezó porque Olmi entró a trabajar en EdisonVolta. Todo empezó porque quería ser cineasta. Corría la década de los 50 del siglo pasado, los años del neorrealismo italiano. Y se le ocurrió aunar el arte con la comunicación industrial. ¿O es que una cosa no puede ser también la otra?

Quizá el corto The wolf se ubique en las antípodas de los documentales realizados por Olmi para EdisonVolta. Pero tanto uno como los otros tienen un denominador común: hacen co-partípe al espectador y provocan emociones poniéndonos en el lugar de los personajes.

Pulsa aquí para saber más sobre el trabajo de Gabriel Doménéch González y el Premio Rocío Orsi.

¿Quieres provocar emociones? Emite un vídeo en directo

A partir de ahora, la comunicación corporativa utilizará más el vídeo como vehículo para transmitir y crear contenidos, contar historias (no spots) y generar emociones. Aún más: el vídeo tendrá más impacto si se emite en directo. Los expertos creen que, de esta forma, el público se sentirá un testigo privilegiado de la acción y estará inmerso en ella. Éstas son algunas de las ideas que se comentaron ayer en #NewVideo16, Congreso sobre Nuevas Tendencias en Video Influence, encuentro organizado por Juan José Delgado y Gerard Gracia Arcas, que reunió a un gran panel de expertos e influyentes en el sector del vídeo digital.

Según apuntaba Juan José en la inauguración, asistimos a un momento muy interesante: las nuevas tendencias provocan gaps en el mercado. Es ahí, creo, donde los comunicadores corporativos (y profesores) tenemos que acercarnos para aprender y ser agentes activos del proceso.

Ideas disruptivas

Es imposible que te resuma aquí toda la jornada. Pulsa en este enlace que te llevará a un Storify que he creado y que aúna presentaciones, tuits destacados de la cuenta oficial y reacciones por parte del público.

Me gustaría rebotarte algunas ideas que lanzaron los ponentes y que a mí me hicieron reflexionar.

  • Las marcas se han convertido en creadoras de contenido y, es más, la gente lo espera. (Jaime López-Amor Gálvez)
  • La digitalización debe desarrollarse en una empresa de arriba hacia abajo (Jesús Cubero)
  • Hay que adaptar los contenidos a las plataformas (Jesús Cubero)
  • El 80% de los malos vídeos son resultado de un mal briefing entre agencia y cliente (Jesús Cubero)
  • Lo auténtico engancha
  • Lo digital no es milagroso (Jesús Cubero)
  • La gente quiere historias, no spots (equipo Coca-Cola)
  • Periscope humaniza la marca (Jaime Guixeres)
  • Es fundamental una estrategia detrás de un producto para que se produzcan las ventas (Tristán Elosegui)
  • Los datos de audiencias son hoy relativos (Elena Neira)
  • Periscope es una herramienta de apoyo de marketing y nunca debe llevar el peso del directo (Jaime Estévez)

Mira en mi Storify qué otras ideas se lanzaron

Un caballero persa (reflexiones sobre #moda, @hmespana y un clip de #Beyoncé)

Hace unos años, la muy pequeña y extinta agencia de comunicación corporativa X recibió un extraño encargo. Un misterioso persa (un hombre atractivo, alto, con modales de aristócrata, barba cuidada y traje perfecto) se presentó en las oficinas para pedir que le hicieran el book de una colección de ropa de primavera que él mismo había diseñado y producido en su país.

El misterioso fabricante (un hombre del que nadie sabía nada y que parecía no tener pasado) se hacía acompañar de dos silenciosos y solícitos secretarios que llevaban, en sus maletines, docenas y docenas de muestras de sus tejidos.

Cuando, en la primera cita, los secretarios colocaron las muestras encima de la mesa del jefe de la agencia, todos los presentes, absolutamente todos, quedaron extasiados. Eran tejidos increíblemente bellos, de colores muy peculiares y con matices sutiles. Los bordados eran tan finos que parecían haber sido hechos a mano.

El jefe de la agencia, empresario avaro y ruin, pidió una cantidad muy elevada por el encargo. El cliente la aceptó después de haber regateado sólo levemente.

“La mitad del trabajo la pagaré por adelantado”, dijo el cliente con su peculiar acento. “La otra mitad, cuando ustedes cumplan con su parte”.

El jefe de la agencia llamó a su fotógrafo de confianza, con el que colaboraba desde hacía más de quince años. Contrataron a una modelo y, tras dos días de trabajo, el book estaba hecho, listo para ser visto por el cliente. En la agencia, todos estaban seguros de que iba a quedar satisfecho. No podía ser de otra manera: las fotos tenían calidad, la modelo era muy bella y el trabajo irradiaba frescura.

El gran día llegó. Cuando el fabricante persa abrió el book quedó en silencio. Miró las primeras fotografías. Luego lo cerró rápidamente sin querer ver el resto del trabajo. Parecía contrariado. Miró al jefe de la agencia y le dijo:

—Usted me ha humillado y ha humillado a mis prendas. No merezco que me traten por tonto.

—¿Tonto? ¿Tonto? Perdone, no hemos querido ofenderle. Díganos qué hemos hecho mal y le aseguro que tendrá un trabajo hecho a su medida.

—No quiero un trabajo hecho a mi medida: quiero un trabajo bien hecho. Mire, señor, en un book publicitario de este tipo, la modelo debe ser bellísima, es verdad; pero las prendas deben lucir mucho más que ella. Las verdaderas protagonistas de este book deben ser las prendas y no la modelo. ¿Acaso capta usted los matices de mi ropa? ¿Acaso puede sentir su tacto, su levedad? ¿Puede sentir la vibración de su color? Con este book es imposible.

He contado este cuento (inspirado en un hecho real, ocurrido hace muchos años y que yo presencié), tras ver el  famoso anuncio de H&M. Habiendo contratado a Beyoncé la firma lo tenía difícil, muy difícil. Pero el caso es que lo han conseguido. Las prendas brillan tanto como la cantante. Y, caramba, tratándose de Beyoncé, mira que es complicado.

Aquí te dejo el vídeo. Pero, por favor, no te distraigas mucho que debajo hay más texto.

Quizá te interese leer también estos textos:

Artículos académicos

Díaz Soloaga, Muñiz Muriel: “La publicidad de moda de lujo: efectos en la autopercepción de mujeres españolas

Soley Beltrán: “Muñecas que hablan. Ética y estética de los modelos de belleza en publicidad y moda

VV.AA.: “Cuerpos mediáticos versus cuerpos realesUn estudio de la representación del cuerpo femenino en la publicidad de marcas de moda en España

Tesis doctoral

Lara García: Historia de la fotografía de moda (Aproximación estética a unas nuevas imágenes)