¿Quieres provocar emociones? Emite un vídeo en directo

A partir de ahora, la comunicación corporativa utilizará más el vídeo como vehículo para transmitir y crear contenidos, contar historias (no spots) y generar emociones. Aún más: el vídeo tendrá más impacto si se emite en directo. Los expertos creen que, de esta forma, el público se sentirá un testigo privilegiado de la acción y estará inmerso en ella. Éstas son algunas de las ideas que se comentaron ayer en #NewVideo16, Congreso sobre Nuevas Tendencias en Video Influence, encuentro organizado por Juan José Delgado y Gerard Gracia Arcas, que reunió a un gran panel de expertos e influyentes en el sector del vídeo digital.

Según apuntaba Juan José en la inauguración, asistimos a un momento muy interesante: las nuevas tendencias provocan gaps en el mercado. Es ahí, creo, donde los comunicadores corporativos (y profesores) tenemos que acercarnos para aprender y ser agentes activos del proceso.

Ideas disruptivas

Es imposible que te resuma aquí toda la jornada. Pulsa en este enlace que te llevará a un Storify que he creado y que aúna presentaciones, tuits destacados de la cuenta oficial y reacciones por parte del público.

Me gustaría rebotarte algunas ideas que lanzaron los ponentes y que a mí me hicieron reflexionar.

  • Las marcas se han convertido en creadoras de contenido y, es más, la gente lo espera. (Jaime López-Amor Gálvez)
  • La digitalización debe desarrollarse en una empresa de arriba hacia abajo (Jesús Cubero)
  • Hay que adaptar los contenidos a las plataformas (Jesús Cubero)
  • El 80% de los malos vídeos son resultado de un mal briefing entre agencia y cliente (Jesús Cubero)
  • Lo auténtico engancha
  • Lo digital no es milagroso (Jesús Cubero)
  • La gente quiere historias, no spots (equipo Coca-Cola)
  • Periscope humaniza la marca (Jaime Guixeres)
  • Es fundamental una estrategia detrás de un producto para que se produzcan las ventas (Tristán Elosegui)
  • Los datos de audiencias son hoy relativos (Elena Neira)
  • Periscope es una herramienta de apoyo de marketing y nunca debe llevar el peso del directo (Jaime Estévez)

Mira en mi Storify qué otras ideas se lanzaron

¿Que no escuchas a la gente? Pues no me interesa seguirte

Hasta hace bien poco, en Twitter, yo seguía a muchos periodistas de prestigio. Es algo lógico. En primer lugar, porque, antes de ser consultor y más tarde profesor, yo fui periodista. En segundo lugar, porque, de una forma u otra, estos profesionales marcan cierta tendencia con sus reportajes, con su forma de entrevistar, en definitiva, con su forma de pensar.

Sin embargo, al poco tiempo de empezar a seguirles me llevé una desagradable sorpresa. Ellos tenían muchos seguidores, pero seguían a muy poca gente. La sorpresa se multiplicó de forma exponencial cuando vi a quiénes hacían follow: en su mayoría, amigos, colegas de profesión, otros famosos y famosillos, gente cercana también en el offline, amigos de la máquina de café…

Les dejé de seguir. Inmediatamente. No me fío de un periodista que no sale a la calle, aunque ésta sea digital, que no escucha al ciudadano de a pie, aunque sea a golpe de teclado.

El futuro está en la semipresencialidad

Cada día lo tengo más claro: el futuro laboral de la Comunicación Corporativa (con excepciones, lógicamente) está en la semipresencialidad. El jefe no querrá que vayas a calentar la silla a la oficina, ni a navegar por Internet o a hablar por teléfono en esos ratos en los que no hay nada urgente que entregar. Eso, seamos sinceros, le sale caro.

El jefe querrá que cuando vayas a la oficina aproveches mejor el tiempo, te encuentres motivado y feliz (así producirás más, independientemente del lugar de trabajo) y que el cliente, los proveedores o los demás compañeros de la empresa lo noten.

Gracias a la semipresencialidad, la vida laboral y la familiar podrán conciliarse mejor. El tiempo será un bien preciado, tanto o más que el dinero. Algunas empresas serán buenos destinos para trabajar no por el sueldo que paguen, sino porque en ellas el trabajador podrá organizarse mejor el tiempo y ganará más calidad de vida.

Los empleados que gestionen mejor su tiempo estarán a la cabeza de la empresa y nunca les faltarán oportunidades de trabajo.

Gracias a la semipresencialidad laboral, los trabajadores, tengan la edad que tengan, contarán con más tiempo para reciclarse profesionalmente. ¿Quieres hacer una nueva carrera? ¿Quieres aprender un nuevo idioma? ¿Y por qué no?

Evidentemente, la comunicación corporativa online (en este caso interna) es fundamental en todo este asunto. Gracias a una oficina virtual y a las herramientas de la web participativa nosotros podemos estar trabajando en casa ahorrándonos el trayecto a la oficina.

¿Y por qué cuento todo esto?

El otro día fui invitado por los amigos de Best Relations (muy buena gente, por cierto) a participar en una comida en la que se debatía cuál iba a ser el futuro de la Comunicación 2.0. O, mejor dicho, cómo iba a cambiar la empresa del futuro gracias a las herramientas de comunicación de la web participativa. El límite/horizonte era 2015.

Los comensales con quienes compartí mesa eran gente curtida en la comunicación corporativa online y, si os soy sincero, sentí un poco de vergüenza al estar a su lado. Yo sólo soy un profesor, una correa de transmisión que lleva de un lado a otro el conocimiento que otros han  hecho germinar (en mi caso, dentro de las aulas, de expertos a chavales que un día llegarán a serlo) para que no se pierda.

No contaré aquí sus intervenciones (les corresponde a ellos o a Best Relations hacerlo, por supuesto). Pero sí te ruego encarecidamente que los sigas si no lo has hecho hasta ahora. Aprenderás muchas cosas.