Algunas muestras de identidad visual corporativa en las universidades

El otro día le comentaba a Diego Navarro Bonilla que me había impresionado la forma con la que la Universidad de Berkeley gestionaba su identidad visual corporativa (IVC). Me había dado cuenta de que el mejor método para salvaguardar y respetar la integridad de una IVC es (gracias a la comunicación institucional) hacerla accesible a todo el mundo, incluso en sus detalles más pequeños. La transparencia total garantiza no sólo la visibilidad y la pregnancia del ecosistema sígnico, sino también su homogeneidad y su uso equilibrado.

De este modo, Berkeley pone a disposición de sus públicos una completa y útil sección de recursos. Me llamó la atención el protagonismo de la tipografía Freight (que utilizaba la plataforma Medium y a la que pude poner nombre y conocer mejor gracias a la ayuda de Daniel Rodríguez).

Estrategia escondida

Estuve navegando un buen rato y descubrí un detalle curioso: si bien es cierto que las webs de las mejores universidades del mundo tienen, por supuesto, su sección de branding, están algo escondidas (como si quisieran preservarlas) y uno debe acceder a ellas a través de la cadena de búsqueda branding +Harvard, por ejemplo.

Así llegué, entre otras, a las guías de identidad visual corporativa de:

Insisto: si una institución quiere cuidar y preservar algo, lo mejor que puede hacer, en la sociedad-red, es hacerlo visible.

(*) A algunas de las guías llegué después gracias a YoSEOMarketing. Te recomiendo la visita a la compilación que encontrarás en su blog.

88x31

 

Anuncios

El valor de un viejo tipógrafo que se ha reinventado en el universo digital

Me he quedado literalmente fascinado con esta entrevista a Erik Spiekermann que Unos tipos duros han colgado en su web y que he incluido al final de este post.

Junto a Matthew Carter (creador de Verdana y Georgia), Spiekerman es uno de los tipógrafos más conocidos e importantes del mundo en la actualidad y uno de los pioneros de la distribución de tipografía digital con FontShop. Entre las tipografías que ha diseñado se encuentran la ITC Officina Sans o la Meta Serif. Los trabajos de Spiekermann tienen un estilo sobrio y personalísimo (que se puede percibir en su blog).

En un primer momento, parece que la entrevista trata sobre tipografía. Pero no es así: en realidad, trata de:

  • comunicación
  • transmisión de conocimiento
  • intangibles
  • aprendizaje
  • humanismo
  • creatividad
  • “tener suerte y estar en el momento justo”
  • de comunicación institucional

Imprescindible.

Ah, sí; si no te has dado ya cuenta, te lo digo yo: amo la tipografía.

IKEA desata críticas por cambiar su tipografía

 

Me lo dijo mi amigo David, de Kohlerphils: IKEA ha cambiado su tipografía corporativa. De Futura ha pasado a  Verdana y ha encendido las iras de tipógrafos, tipófilos y clientes. Tal como explica el diseñador Manuel Estrada en El País, la Futura, diseñada nada más y nada menos que por Paul Renner, transmite intangibles y señas de identidad llenas de valor: calidad, racionalidad, modernidad. La Verdana es una letra creada para ser usada en el entorno Windows, es más popular (y más vulgar) y, aunque es legible, generalmente no gusta porque es monótona y se diseñó para ser leída en pantalla.

¿Tú qué opinas? ¿Cuál es tu tipografía preferida?

Ahí va mi opinión: no me gusta la Verdana, me parece demasiado vulgar (y perdón si parezco pijo al decirlo). El caso es que no parece casual que en época de crisis se cambie una tipografía vanguardista por otra la mar de corriente. Quizá busquen identificarse con el público. Tampoco me gusta que una tipografía diseñada para la pantalla se utilice para papel. Es como si uno va al Rastro el domingo por la mañana con traje de chaqueta: no pega y cansa la vista. Ikea se caracteriza por ser barata, pero también por la pureza de su diseño. No creo que la Verdana transmita esos intangibles o, al menos, sólo transmite el primero.

¡Ah!, descubrí, gracias a JuanRa Martín, la letra Cambria, ideal para leer en pantalla y en papel. Probadla, os lo recomiendo