Tanto marketing cansa

messicristiano

Como no es mi intención ofender a nadie, pido disculpas a todos los fans de estos jugadores y de los clubes a los que representan y, en general, a quien se sienta molesto por mis opiniones.

Pero el caso es que ayer, lunes por la noche, me encuentro con lo siguiente: dos jugadores que se disputan un Balón de Oro. A un tercero, simplemente, le ignoran. Dos jugadores que tienen dos formas distintas, dicen, de ver el fútbol. Dos jugadores que se sientan y, qué casualidad, llevan dos sudaderas, cada uno con la marca que le paga, antagónicas, diferentes, rivales, como los candidatos al Balón de Oro, quienes se peinan incluso con el flequillo al lado opuesto de su contrincante, para que luego no se diga.

Esto no es fútbol: es un show con brillos dorados. Tanto marketing cansa. “Pues apaga la tele. Pues cambia de canal. Pues pasa de fútbol”, dirán algunos. Y puede que tengan razón. Pero ya que soy bombardeado con tanto estímulo publicitario, tengo derecho a opinar.

Y cuando la mala educación se viste con pajarita, ni te cuento.

(*) La imagen del post ha sido obtenida de as.com

5 comentarios en “Tanto marketing cansa

  1. Bueno, amigo Juanpe, “a buenas horas, mangas verdes”. Estos dos, y tanto otros, hacen su diferencia a través del “marketing”. Y, es cierto, cansa, como también cansa la manada de tantos y tantos, muchos de ellos jóvenes, que hacen más que buena esa forma de entender el “marketing”. O sea, puro teatro, amén de sus reconocidas capacidades futbolísticas -Simeone, a quién aplaudo desde que se hizo cargo del aleti, también forma parte del “marketing”, sin duda-, para las “fieras” del anfiteatro, mucho más interesados en el “fulbo” que en la matanza de anteayer en París. Así vamos…..cansados de casi todo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Caro amigo,

    Comparto que tienes derecho a opinar, pero creo que yerras el tiro. No es el que haya dos grupos antagónicos en casi todo esto, sino que se ha creado un mercado en el que se idolatra la estulticia, al garrulo más hábil, al más rico de los ineptos y el más hipócrita de los tuercebotas.

    Flores de un día, sus dineros volarán y en veinte años nos mostrarán el juguete roto que sólo y abandonado recuerda el Héctor que ya no es mientras otros llevan las sudaderas, camisetas y zapatillas de los mismos que hoy parecen enfrentados.

    Lo mejor, cambia de canal. Sálvame da menos disgustos.

    D.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s