Adolfo Suárez: El otro no es mi enemigo, sino mi complementario

Hoy este blog deja a un lado su apellido “corporativa” para hacer visible el de “institucional y política”. Y con él rindo homenaje a Adolfo Suárez. Al recoger, en 1996, el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia dijo (las negritas son mías):

“La transición fue, sobre todo, a mi juicio, un proceso político y social de reconocimiento y compresión del ‘distinto’, del ‘diferente’, ‘del otro español’, que no piensa como yo, que no tiene mis mismas creencias religiosas, que no ha nacido en mi comunidad, que no se mueve por los ideales políticos que a mí me impulsan y que, sin embargo, no es mi enemigo sino mi complementario, el que completa mi propio ‘yo’ como ciudadano y como español, y con el que tengo necesariamente que convivir porque sólo en esa convivencia él y yo podemos defender nuestros ideales, practicar nuestras creencias y realizar nuestras propias ideas. Creo que nadie, en política democrática, posee la verdad absoluta. La verdad siempre implica una búsqueda esforzada que tenemos que llevar a cabo en común, desde el acuerdo de convivir y trabajar juntos. A esta convivencia libre y pacífica, a esa concordia, nos impulsa como necesidad no solamente el pasado histórico, sino el presente y el futuro. Esa concordia está fundada en realidades comunes económicas, sociales y políticas que, a mi juicio, son indiscutibles”.

En este enlace tenéis la transcripción completa del discurso.

 

Un comentario en “Adolfo Suárez: El otro no es mi enemigo, sino mi complementario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s