Un estadio, un gimnasio y un ferocísimo perro

Desde hace unos días, me aflora una sonrisa tierna cada vez que veo este spot. No es nada sensiblero aunque, detrás, se adivina una historia complicada: la de un padre (quién sabe si separado o divorciado) que comparte una minúscula vivienda con su hijo pequeño. Pese al angosto espacio, en ese habitáculo caben un estadio, un gimnasio o incluso un ferocísimo perro.

Una maravilla. Enhorabuena a los creativos que han trabajado para Vodafone.


Post relacionados: Sentimiento de pertenencia y orgullo periférico.

Anuncios

4 comentarios en “Un estadio, un gimnasio y un ferocísimo perro

  1. el perro me encanta, da mucho miedo jeje seguro que es el mejor guardian! es original… y bueno, no hay muchas familias alejadas de ese despropósito de pisos, como decía aquella Ministra de los cuarenta metros cuadrados…

    Me gusta

  2. El anuncio puede resultar simpático, pero ignora un aspecto básico del discurso publicitario: aquello del espejo narcisista. Es decir, que viendo este anuncio pienso: “no quiero parecerme a este hombre (su situación no parece fácil) = no quiero lo que tenga = no quiero Vodafone”

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s