El futuro está en la semipresencialidad

Cada día lo tengo más claro: el futuro laboral de la Comunicación Corporativa (con excepciones, lógicamente) está en la semipresencialidad. El jefe no querrá que vayas a calentar la silla a la oficina, ni a navegar por Internet o a hablar por teléfono en esos ratos en los que no hay nada urgente que entregar. Eso, seamos sinceros, le sale caro.

El jefe querrá que cuando vayas a la oficina aproveches mejor el tiempo, te encuentres motivado y feliz (así producirás más, independientemente del lugar de trabajo) y que el cliente, los proveedores o los demás compañeros de la empresa lo noten.

Gracias a la semipresencialidad, la vida laboral y la familiar podrán conciliarse mejor. El tiempo será un bien preciado, tanto o más que el dinero. Algunas empresas serán buenos destinos para trabajar no por el sueldo que paguen, sino porque en ellas el trabajador podrá organizarse mejor el tiempo y ganará más calidad de vida.

Los empleados que gestionen mejor su tiempo estarán a la cabeza de la empresa y nunca les faltarán oportunidades de trabajo.

Gracias a la semipresencialidad laboral, los trabajadores, tengan la edad que tengan, contarán con más tiempo para reciclarse profesionalmente. ¿Quieres hacer una nueva carrera? ¿Quieres aprender un nuevo idioma? ¿Y por qué no?

Evidentemente, la comunicación corporativa online (en este caso interna) es fundamental en todo este asunto. Gracias a una oficina virtual y a las herramientas de la web participativa nosotros podemos estar trabajando en casa ahorrándonos el trayecto a la oficina.

¿Y por qué cuento todo esto?

El otro día fui invitado por los amigos de Best Relations (muy buena gente, por cierto) a participar en una comida en la que se debatía cuál iba a ser el futuro de la Comunicación 2.0. O, mejor dicho, cómo iba a cambiar la empresa del futuro gracias a las herramientas de comunicación de la web participativa. El límite/horizonte era 2015.

Los comensales con quienes compartí mesa eran gente curtida en la comunicación corporativa online y, si os soy sincero, sentí un poco de vergüenza al estar a su lado. Yo sólo soy un profesor, una correa de transmisión que lleva de un lado a otro el conocimiento que otros han  hecho germinar (en mi caso, dentro de las aulas, de expertos a chavales que un día llegarán a serlo) para que no se pierda.

No contaré aquí sus intervenciones (les corresponde a ellos o a Best Relations hacerlo, por supuesto). Pero sí te ruego encarecidamente que los sigas si no lo has hecho hasta ahora. Aprenderás muchas cosas.

Anuncios

7 comentarios sobre “El futuro está en la semipresencialidad

  1. Completamente de acuerdo con tu reflexión, Juan Pedro, aunque creo que admite matices. La principal de todas es que, desde mi escasa experiencia laboral, la mentalidad de los jefes suele ir un paso por detrás de la del empleado. Por ello, creo que todavía queda tiempo hasta que se logre esa semipresencialidad a la que te refieres. La mayoría de los dirigentes siguen empeñados en que sus trabajadores calienten su puesto de trabajo “por si pasa algo”. En ocasiones este hecho responde a la ignorancia de muchos de las posibilidades que hoy en día pone la tecnología a disposición de las empresas.

    Me gusta

  2. Buen post Juan Pedro
    Desde luego es lo lógico y caen por su propio peso las ventajas de la semipresencialidad. Pero en ocasiones el peor enemigo de esa optimización son los propios jefes, que desean constatar fehacientemente que el empleado está en su sitio y trabajando ¡En la oficina, como Dios manda!
    Un abrazo!

    Me gusta

  3. Sí; es preciso que tengamos en cuenta cuáles son los puntos que debemos mejorar en nuestras relaciones interpersonales para llevar a buen término todo lo que nuestros patrones quieren que reflejemos a partir de la empresa. Yo creo que esto no va en contra ni tiene que ponerse en conflicto con nuestra propia manera de actuar y de sentir las cosas, porque nuestra unicidad no deja de ser valiosa y con ella podemos ponerle la cereza al postre, sin lugar a dudas.

    Me gusta

  4. YOYO: Qué bueno que te vuelvas a pasar por aquí. Es verdad que los jefes va un paso por detrás de los empleados. Pero creo que es sólo en apariencia: tienen que ser conservadores para guardar las distancias. Ese conservadurismo y esas distancias, vitales para ellos, les obligan a tomar decisiones con las que a veces no están de acuerdo pero que casi siempre les protegen. Eso sí, en cuanto a lo que me dices de que hay jefes que no saben las posibilidades que ofrece la tecnología, estoy totalmente de acuerdo contigo. Muchos jefes se tienen que poner las pilas. Un abrazo muy grande, como siempre.

    STEPHAN: Gracias por pasarte por aquí. ¡Es un honor! Espero que tú no seas de los jefes de ésos… Y si lo eres, pues se te perdona, hombre.

    COMUNICACIÓN C.: Cuánta razón tienes cuando dejas entrever que nuestra manera personal de afrontar el trabajo redunda positivamente en la consecución de los objetivos. Un abrazo y pásate por aquí cuando quieras; es tu casa.

    Me gusta

  5. Juan Pedro, me parece muy interesante tu reflexión y, aunque he de reconocer que no estás sólo en tu lucha, aún queda mucho camino por recorrer. Te lo digo desde mi propia experiencia profesional. No es que los jefes no conozcan las posibilidades de la tecnología, es que siguen pensando que, a pesar de eso es necesario que siempre haya alguien en la oficina “por si pasa algo” como he leido por ahí arriba. En este país seguimos teniendo mucha mentalidad de calentar la silla y muchos prejuicios de los que liberarnos en los que se refiere a este tema. Aún así, existe un pero a esto que tu llamas “semipresencialidad” y es que esto hace pensar que el empleado no tiene un horario laboral, por lo que la empresa le obliga a estar disponible las 24 h del día.

    P.D. ¿cuanto tiempo llevas en la Carlos III? Yo terminé periodismo allí hace casi 4 años y no te recuerdo

    Me gusta

  6. ¡Hola, Laura! Gracias por pasarte por aquí y por tu comentario.

    Creo que la actitud de los jefes irá cambiando conforme se vaya produciendo el relevo generacional y las generaciones nativas digitales lleguen plenamente a puestos de responsabilidad. Al hilo de lo que tú dices (que estoy plenamente de acuerdo contigo) es una tontería tener a alguien en la oficina “por si pasa algo”. Hay veces que se queda alguien “de guardia” y tiene que hacer frente a problemas que no son de su competencia. Es decir: porrazo asegurado. ¿No será mejor que el responsable esté conectado online desde el sitio físico que prefiera?

    Llevo en la Carlos III desde septiembre de 2005. Es lógico que no me hayas visto o no me recuerdes: en la medida de lo posible me gusta pasar desapercibido.

    Un saludo muy cordial y ya sabes dónde estamos.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s