La Comunicación Corporativa se basa en manejar matices. El microblogging los omite

Ayer estuve almorzando con unos buenos amigos, de los que quiero preservar sus identidades pues no sé si quieren aparecer aquí citados.

Como todos pertenecemos, de una forma u otra, al sector de la Comunicación Corporativa, solemos hablar de asuntos relacionados con la profesión. Desgranamos proyectos, compartimos chismes, hablamos de filosofía 2.0, de sus herramientas, de sus tendencias. Precisamente, una de éstas, el microblogging, nos hace discrepar desde hace unas semanas. Por ejemplo, ¿es conveniente utilizarla en una conferencia? ¿Es exceso de celo comunicativo o, simplemente, mala educación? O, tal como dice otro de nuestros amigos (del que, por prudencia, también omitiré el nombre), “el microblogging se utiliza para acercarse a la gente; una vez está cerca, pierde su valor”.

Antes de continuar, quiero comentaros que, hace unos años, fui testigo de una monumental bronca entre jefes. En la discusión, el consejero delegado de la firma para la que yo trabajaba entonces echó en cara a nuestro director general que él no cumplía uno de los primeros mandatos de la profesión: la Comunicación Corporativa se basa en cuidar los detalles, en saber utilizar los matices.

Aquel consejero delegado (ya jubilado, para fortuna de toda la humanidad) era la reencarnación del mismísimo Maquiavelo y ha sido una de los peores tipos (cínico y violento) que he conocido en mi vida. Sin embargo, paradójicamente, he de admitir que aquella vez sus argumentos tenían razón. Nuestro oficio se basa en saber manejar los detalles, por pequeños que sean.

Son los matices los que hacen que te enamores o no de una persona. Son los matices los que hacen que creas o no a un político o a un empresario. Por matices en sus declaraciones, muchas personas han ido a la cárcel, han aprobado o han suspendido oposiciones, han ganado o perdido un puesto de trabajo. A veces, los matices cambian nuestros destinos.

En una profesión en la que es fundamental la gestión de los matices, nos entra ahora el siroco de utilizar herramientas o plataformas que constriñen  nuestro pensamiento a un puñado de caracteres. Que conste que utilizo estas herramientas y que me parecen útiles. Repito: utilizo estas herramientas y me parecen útiles. Además, yo me las tomo como un reto intelectual: resumir una idea en pocos caracteres siempre es una gimnasia mental fantástica.

Pero, por ejemplo, cuando, hace unas semanas, participé en un acto de Evento Blog con unos queridos amigos, algunas personas del público twittearon algunas declaraciones mías en las que yo, sinceramente, no me reconozco. Las palabras que dije están reproducidas tal cual, es verdad, pero sacadas de su contexto pierden valor e, incluso, provocan el efecto contrario al que se pretendía cuando fueron dichas. Y quienes trabajamos en Comunicación sabemos de muy buena tinta que una frase sacada de contexto es más peligrosa que dormir con una cuchilla perdida entre las sábanas: hace sangrar por donde menos lo esperas, a traición, en el momento más inoportuno.

Por eso sigo alimentando este blog, por eso me gusta hablar contigo, larga, pausadamente. Aunque no te conozca en persona, aunque no sepa quién eres. Sé que el poder de la palabra (si tiene la ilusión de ser certera, pausada y reflexiva) establece vínculos invisibles entre nosotros.

Y tú, ¿qué piensas del microblogging?

Edito el 13 de diciembre. Si quieres saber más sobre el uso de Twitter en las empresas, te recomiendo que leas este post de Roberto Carreras, donde aporta su visión personal de la herramienta y cuáles son las posibles soluciones para mejorar su uso. A su vez, Roberto ofrece unos cuantos links a artículos interesantes, entre los que destaco los de Tu tecnólogo, Alt1040 o el dedicado al seguimiento de la herramienta, escrito por Claudio Bravo.

Anuncios

10 comentarios en “La Comunicación Corporativa se basa en manejar matices. El microblogging los omite

  1. Tengo que reconocer que leo tu post y me idenifico plenamente con lo que dices: lo que otorga un valor diferencial a culaquier cosa son los matices y, efectivamente, en el microblogging literalmente no hay espacio para matices. Todo debe ser rotundo, directo y atrayente.

    Pero, ¿y si nos lo planteamos como un titular de prensa, detrás del cual se encuentra el desarrollo de la noticia? ¿O -por qué no- como un revulsivo que te haga pensar y encontrar los matices por ti mismo?

    Yo creo que la heramienta es válida y que, bien utilizada, puede ayudar a llegar al detalle.

    Me gusta

  2. Gracias por tu respuesta, Irene. Qué bueno tenerte por aquí. Yo también opinio como tú que la herramienta es válida. El siguiente paso que tenemos dar es utilizarla bien. ¡Un saludo!

    Me gusta

  3. Si puedes meter tu idea en 140 caracteres, sobra el resto de la entrada del blog. La mera existencia de blogs, algunos muy buenos, prueba que no es posible siempre transmitir mediante microblogging lo que queremos.

    Si lo que buscamos son “titulares” o “flashes” que redirijan tráfico hacia nuestros blogs o webs, deben basarse en caracterísiticas o en funciones, pero nunca en ideas. Devil is in the details.

    Me gusta

  4. Juan Pedro:

    La gestión de los bienes intangibles, es decir, prestigio, reputación corporativa o identidad se sustentan en varias realidades y herramientas. Twitter es una más, a la que prestar el cuidado preciso. Si de algo podemos presumir los comunicadores es en sintetizar. Cualquier informe técnico, cualquier discurso pétreo somos capaces de sintetizarlo e incluso de darle una forma interesante para diferentes públicos. Efectivamente, Twitter deberíamos considerarlo como el titular de prensa. Nada más. Y nada menos.

    Me gusta

  5. Hola Juan Pedro,

    Comparto tu idea de que el éxito está en los matices. Pero, tomando el ejemplo de la política, para mí un matiz importante es que el político en cuestión emplee un canal como Twitter en el que me permita entablar una conversación fluida y ágil con él.

    En las ocasiones en las que no es posible resumir una idea o un concepto en 140 caracteres, siempre existe la posibilidad de redirigir a nuestros followers a nuestro blog, por ejemplo, donde desarrollaremos plenamente nuestra idea.

    El microblogging es conversación en estado puro y, como tal, se rige por criterios muy similares. Me postulo como un firme defensor de esta herramienta porque creo que las posibilidades que ofrece son inmensas.

    Un abrazo.

    Me gusta

  6. DAVID, MANUEL, JAVIER (y, antes, IRENE): Gracias por vuestros comentarios, chicos. Por lo que veo, todos pensamos que Tiwtter es una herramienta buena, pero que debe ser utilizada con un cuidado.

    Me he dado cuenta, leyendo vuestros comentarios, de algo que, tan obvio, pasa desapercibido: por un mero asunto de responsabilidad, el twitt cambia sustancialmente si en él hablamos sobre nosotros o sobre nuestra empresa o, por el contrario, hablamos o reproducimos lo que dice una tercera persona.

    En el primer caso, todo es más sencillo: nosotros manejamos mejor nuestros matices, como emisores sabemos cuáles son nuestras prioridades comunicativas, los errores son menores. “El medio es el mensaje” y, en el caso de los políticos, por ejemplo, que éstos twitteen con el público es de agradecer.

    El segundo caso, cuando hacemos twitts de una tercera persona, cuando sacamos de contexto sus frases, cuando decimos una de ellas pero no decimos las demás que siguen… ah, amigos, ahí viene lo gordo…

    Me gusta

  7. Hola JP,

    Es conocida mi relación amor-odio con Twitter. Pero es que esa herramienta es muchas cosas en una según lo utilices.

    Una cuenta de empresa en twitter bien llevada y con buen enfoque, creando conversación, es una cosa.

    Intentar atraer con un buen “titular” a tu blog, es otro uso de la herramienta como generador de tráfico.

    Transmitir tus ideas coherentemente y tener tiempo de crear y mantener conversaciones, es otra muy aceptable también.

    Usarlo como puro medio de comunicación transmisor de noticias es fantástico.

    Twittear compulsivamente de manera constante sin tiempo mínimo de reflexión es, en mi opinión, saturación y desinformación. Es confundir la herramienta con el mensaje. Pero en las reuniones y conferencias queda muy “cool”…

    Buen post como siempre.
    Un abrazo,
    Joaquín

    Me gusta

  8. Hola Juan Pedro, ultimamente he entrado varias veces por referencias a tu blog (vía twitter casi todas, lo que demuestra una de sus utilidades) de contactos que compartimos en comun y había leido este post y algunos otros.

    Veo que en la actualización has incluido un enlace a una entrade de TuTecnólogo en referencia a los usos de Twitter, gracias.

    Twitter siendo comunicación no solo trata de comunciación corporativa, sino de titulares, noticias, comentarios, bromas, chistes, relación, intercambio, etc…

    Me gusta

  9. Hola, JOAQUÍN: Ahí has dado, en el clavo. Has sacado punta (y muy bien) a cuatro ideas fantásticas. SEguiremos hablando de éstas (y de muchas otras cosas más) en la Escuela Europea de Negocios muy pronto. Un abrazo.

    Me gusta

  10. Hola, FAILUREZ. Qué bueno conocernos, aunque de momento sea virtualmente.

    Evidentemente, tienes razón: Twitter, no sólo trata de comunicación corporativa. Es más, me parece una herramienta fantástica y la utilizo, tal como escribo (y repito) en el sexto párrafo de mi post. Lo que no me gustan son los malos usos del microblogging. ¡Seguiré leyéndote!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s