El dircom. Una apología del profesional senior

En su fantástico blog, Eduard Punset se hace eco de los últimos estudios científicos acerca del liderazgo. Punset comenta que, según experimentos realizados, los grupos suelen elegir a jefes jóvenes en situaciones de crisis debido a su capacidad de innovación, a varones para resolver disputas entre distintos colectivos y a mujeres para gestionar problemas con públicos internos.

Últimamente, cuando leo la sección de nombramientos de las páginas de Economía de los periódicos, observo con cierta sorpresa que para los puestos de dircom se elige, cada vez más, a jefes menores de cuarenta años. Siguiendo los parámetros que apuntaba Punset, ¿debemos pensar entonces que la comunicación está en crisis? ¿Acaso se elige a profesionales jóvenes para pagarles menos? ¿Para exigirles más?

Siempre he creído y creeré que el mercado es duro y no tiene sentimientos. Por eso, cuando alguien llega a un puesto de dirección es porque realmente lo merece. Pocas veces ocurre lo contrario. Yo apoyo y defiendo a los jóvenes. Los motivos son claros: yo también he sido joven (¡aún lo soy!) y he desempeñado puestos de responsabilidad; los jóvenes enseñan y de ellos se aprende (lo sé desde que soy profesor); la juventud es un don que hay que cuidar porque se contagia, los jóvenes son nuestos aliados, quienes nos cubrirán las espaldas. Hay que educar y ayudar a los jóvenes porque son el futuro y serán los jefes de nuestros hijos. A su vez, nuestros hijos serán jóvenes y quién sabe si jefes. En definitiva, en esta Gran Broma que es la Vida, todos estamos en el mismo barco y lo más coherente es que todos nos ayudemos y aprendamos unos de otros.

Sin embargo, quiero hacer aquí una defensa del profesional que ya no es joven, en concreto, del director de comunicación senior. En primer lugar, porque un buen dircom debe tener un bagaje profesional amplio, un pasado extenso. Y si ha sido azaroso, mejor. La experiencia y el sentido común conforman la receta básica para resolver problemas. No concibo, por ejemplo, que un director de comunicación no haya trabajado antes en un medio. La mejor forma de entender a la tribu de los periodistas tiene lugar cuando se ha pertenecido a ella.

Por otro lado, una persona con un bagaje vital amplio (es decir, con cierta edad cumplida) es capaz de empatizar con diversos tipos de empleados, entender sus necesidades, las circunstancias por las que están atravesando. Quizá porque, por edad, ya las pasó.

Voy más allá: no sólo apuesto por un dircom senior, de más de cuarenta años, sino por un dircom que sea mujer. Pero de esto hablaré más adelante porque, como decían en las antiguas novelas, “eso es ya otra historia”.

Anuncios

6 comentarios sobre “El dircom. Una apología del profesional senior

  1. Interesante reflexión… Aunque siento no compartir del todo algunos puntos que mencionas.

    El tener experiencia en medios no creo que sea condición sine qua non para ser un buen dircom: con tener “alma de periodista” es suficiente. Con esto me refiero a la preocupación de buscar la verdad e informar a la sociedad; también conocer muy de cerca las preocupaciones de los periodistas y el modo de trabajar que tienen (sus horarios y cierres, sus presiones o límites, etc).
    Por otro lado, lo que comentas del dircom senior… Es una figura que me preocupa. La experiencia es muy importante pero la comunicación ya casi no conoce fronteras gracias a Internet; ahora todo es mucho más rápido y esa parte de stakeholders llamada “público en general” se han dividido en en escritores y/o lectores de blogs y el resto. Ahora puede que los más teckies formemos parte del primero, pero con la alta penetración de internet, el día de mañana ahí se encontrará la gran mayoría.
    Con esto quiero decir que los dircom con perfil más senior tienen un reto: adaptarse a las nuevas tecnologías. Al fin y al cabo, están cambiando los hábitos de las personas.
    Siento si me he extendido demasiado ;(

    Me gusta

  2. Hola, Isabel.

    Discrepar es sanísimo (sobre todo si se hace con la educación de la que haces gala), así que no lo sientas. Me alegra que viertas tus opiniones aquí. Como decía un viejo adagio oriental, la verdad es como una botella rota. Todos tenemos un trozo, quizá más o menos grande, pero desgraciadamente la botella nunca estará completa. Tus reflexiones sobre el dircom senior son también muy interesantes. Eso sí, te hago una puntualización: este tipo de profesionales se sube cada vez más al carro de las nuevas tecnologías. Son conscientes de que el reciclaje es el modo de supervivencia en el mercado. Quienes no lo hacen tienen ahí un reto. Pero, ¿acaso no es apasionante tener siempre retos? Pásate más por aquí, ésta es tu casa.

    Me gusta

  3. Coincido plenamente con Isabel: no considero un background de periodista como requisito fundamental para ser un profesional de la comunicación.

    Cómo abogado que soy, aunque huido a tiempo de una carrera sin sentido, acabé de forma “fortuita” en el mundo de la Comunicación. Un mundo no solo ajeno para mí, aunque apasionante, sino también agresivo e imponente. Con el tiempo fui aterrizando, conociendo, investigando y curioseando, hasta sentirme prácticamente como pez en el agua.

    Tenemos tendencia a exigir conocimientos técnicos, cuando muchas veces esos conocimientos sin ser aderezados de aptitudes personales, o “soft skills”, son básicamente inservibles. ¿Técnica? Por supuesto, pero racional. ¿Experiencia? Por supuesto, pero igualmente racional.

    En cuanto al Dircom Senior, de nuevo coincido con Isabel: el mundo cambia a tal velocidad, que requiere de una predisposición para no solo digerir esos cambios, sino también ser partícipe en ellos. No digo que un Senior no pueda seguir el ritmo, en absoluto, pero intuyo que en la mayoría de las ocasiones podrá hacerlo mejor un “no tan senior”. Creo que la teoría sobre los “nativos digitales” y los “inmigrantes digitales” es tremendamente reveladora a este respecto.

    Enhorabuena por el blog.

    Saludos

    Me gusta

  4. Gran post! me ha parecido realmente interesante… espero con ansiedad la continuación del mismo y que expliques lo de los dircom mujer. Al respecto diría que siempre, trabajo en Comunicación, he tenido jefas hasta mi último trabajo, y no he tenido ningún problema en ningún momento y han sido mejores conmigo que mi último jefe: mayor compromiso con la compañía, con los medios, con los timings de los trabajos; enseñan y escuchan mejor; son solidarios (al menos con nosotros… entre ellas ;-) y son muy buenas profesionales. Espero, por tanto ese post…

    Respecto al otro punto importante, imagino que la diferencia entre un dircom senior o un junior no radicaría tanto en la generalidad, sino en la particularidad de la compañía de la que vayan a ser máximos responsables de la Comunicación… es una idea.

    Saludos!

    Me gusta

  5. Muchas gracias por tus amables palabras, Roberto. El texto sobre mujeres directora de comunicación saldrá publicado en la revista argentina Dircom en diciembre. Ya pondré un link en la bitácora.

    Cuánta razón tienes cuando afirmas que la compañía en la que prestan sus servicios es un factor muy a tener en cuenta.

    Por cierto, me encanta tu web: la voy a poner en mi blogroll, si no te importa.

    Pásate por aquí más veces. Ésta es tu casa.

    Un saludo

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s