El consultor que no quería salir en ninguna foto

Fue en junio de 2000. Yo trabajaba por entonces en una consultora de comunicación y uno de nuestros clientes era la Federación de Gremios de Editores de España. Nos encargó las relaciones con la prensa del III Congreso Nacional de Editores, que aquel año se celebraba en Bilbao. Fui el responsable de aquel trabajo y en el Congreso hice amistad con un viejo consultor que los editores vascos habían contratado también para el evento.

El primer día, todos juntos (quizá doscientas personas) tuvimos que posar para la típica foto de familia. Fue entonces cuando este profesional me dijo al oído: “Vamos hacia atrás, en donde no se nos vea. Luego te cuento por qué”. Tras la foto, y mientras marchábamos a una conferencia de Bernardo Atxaga, el consultor y yo empezamos a hablar de algunos maestros de la profesión. “Éste es muy bueno, hizo tal y tal cosa”. “Éste otro es un gran profesional, siempre le encargan los trabajos más difíciles”. Y, de repente, me preguntó:

– ¿Tú conoces a “X”?

– No; de hecho, no he oído hablar él. ¿Por qué me lo preguntas?

– “X” es el mejor, sin duda.

– ¿Por qué?

– Ha estado al lado de reyes, de presidentes de Gobierno, de grandes empresarios, de escritores y directores de cine, de actores y actrices y nunca, nunca, nunca, ha salido en ninguna foto. Por eso la gente sigue confiando en él y por eso le siguen lloviendo los trabajos.

Entonces comprendí por qué me aconsejó que nos pusiéramos en la última fila. La discreción del director y/o consultor de comunicación se asemeja, en muchos casos, a la de un abogado. Nuestra profesión se basa en ser resolutivo y en dar -cuando nos lo piden- el mejor consejo posible. Éste ha de fundamentarse en la experiencia o en el conocimiento de una materia. No en salir en las fotos. Cualquier atisbo de ego mal llevado nos resta credibilidad.

Hoy, cuando veo que algunos profesionales de la comunicación institucional y empresarial se mueren por salir en la foto, me acuerdo de aquel consultor de Bilbao y del consejo que me dio. Consejo que yo mismo doy y que aún pongo en práctica.

Anuncios

Un comentario en “El consultor que no quería salir en ninguna foto

  1. Muy cierto… Lo que me parece una lástima es que estas cosas sigan ocurriendo. La verdad es que en la discreción está el buen saber. Me recuerda un poco al propietario de Zara, ee hombre-sombra multimillonario que pasará inadvertido por la Gran Vía.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s