Notoriedad en redes sociales de un evento offline

Notoriedad en redes sociales de un evento offline

Como gestores de la comunicación corporativa de una institución tenemos que asumir que la presencialidad es un hecho cada vez menos frecuente. Nuestros públicos están hoy más al otro lado de la pantalla que escuchándonos sentados en una silla.

Es algo evidente que la visibilidad de un evento offline en redes sociales no se limita a su mera emisión o transcripción. Es necesario mostrar la trastienda, establecer los antecedentes, ayudar a la comprensión de su contexto, hacer que tus públicos conecten con los ponentes o invitados, crear una red.

Si te das cuenta, para llevar a término todo esto, nuestra acción comunicativa debe abarcar el antes, el durante y el después del evento.

¿Cómo gestionar entonces las redes sociales? Vayamos al a-b-c de la planificación en la comunicacion empresarial: objetivos, estrategia y acciones.

Objetivos. ¿Qué queremos?

  • Dotar al evento de visibilidad (capacidad de ser percibido), notoriedad (visibilidad positiva) e influencia (que el contenido o los mensajes que surjan en el evento lleguen y tengan pregnancia en nuestros públicos).
  • Hacer que nuestro evento transmita nuestra cultura corporativa.
  • Almacenar la información que se genere en el evento y que ésta sea localizable y reutilizable en un futuro.
  • Localizar a públicos objetivo, tanto influyentes como personas interesadas en nuestro producto, nuestros servicios o en el sector al que representamos.
  • Conectar individuos. Crear una red útil.

Estrategia. ¿Cómo lo planearemos?

  • Utilizando las redes sociales antes, durante y después del evento. Lo haremos con buenos contenidos, de forma no intrusiva, regulando los tempos, ayudándonos de nuestros influyentes.

Acciones. ¿Qué haremos?

Previamente

  • Piensa en la cultura corporativa o en los intangibles que quieres transmitir y, después, diseña mensajes.
  • Planea tu storytelling. Para ello tendrás que bocetar un ecosistema transmedia en el que las historias se complementen entre sí pero sin duplicarse. En la fase previa, estas plataformas te servirán para establecer los antecedentes y contextualizar el evento:
    • Un canal de Twitter
    • Un blog
    • Una cuenta de Flickr
    • Un canal de Youtube
    • Un repositorio de textos tipo Google Drive, Box o Dropbox.
    • Una página en Facebook para albergar contenidos adicionales.
  • Asimismo, crea un evento también en Facebook a través del cual podrás invitar a tus primeros contactos.
  • Crea un #hastag fácil de recordar y, a ser posible, que incluya de algún modo u otro, las siglas de tu institución o tus señas de identidad.
  • Si varias instituciones están implicadas en el evento ponte de acuerdo con sus community para lanzar mensajes previos.

En el evento

  • Puede ser emitido en Youtube en directo.
  • Transmite mensajes por Twitter, sí; pero no te olvides de interactuar (responde preguntas, retuitea tuits interesantes, marca favoritos, da las gracias por alguna interacción).
  • No hace falta que un moderador intervenga en el evento para comentar qué se está generando en redes sociales. Tampoco hace falta que haya una pantalla que vaya mostrando los tuits que se están escribiendo con tu hastag. ¿Por qué? Porque las redes ya son parte del evento: ponentes y público ya las consultan, no seas redundante.

  Después

  • El después es especialmente interesante para asegurarnos de que se guardará toda la información y conocimiento generados.
  • Es el momento de subir a Youtube el vídeo del evento. Es aconsejable editar las imágenes y añadirles una mosca, rotulación o cualquier elemento identificativo.
  • Es  momento también de escribir un post de análisis sobre el acto o de subir el texto de la ponencia a un repositorio de textos o imágenes a un Flickr.
  • Recuerda que todos los eventos tienen un periodo en el que tus públicos siguen tuiteando o retuiteando contendio aun después de haber terminado ofialmente el acto. Es importante tener en cuenta esta circunstancia sobre todo a efectos de medición posterior.
  • Turno de las mediciones y los análisis cuantitativos y cualitativos. Disponemos de muchas herramientas, pero a mí me gusta especialmente Follow the hastag.

——

Te interesará:

–Vilma Núñez: Cómo promocionar un evento en redes sociales [Antes, durante y después
–Marketing Directo: Los eventos y las redes sociales, ¿una pareja muy bien avenida?
–Apasionados del Marketing: Difusión de eventos en Redes Sociales
–Adveischool: 8 Ideas para Promocionar tu Evento en las Redes Sociales
–Eventioz: Cómo promocionar eventos en las redes sociales
–Carlos Guerra Terol: 15 ideas para promocionar un evento en redes sociales

(*) La imagen de cabecera es de Gabriel Santiago y la puedes encontrar aquí.

 

Una página de Facebook para albergar contenidos adicionales

Desde hace unos días este blog tiene una página de Facebook para albergar contenidos adicionales.

La idea me surgió cuando me di cuenta de que necesitaba segmentar los públicos y mis comentarios en Facebook para no ser intrusivo y tener un contacto más directo y cercano con los miembros de mi red, con nuestra red.

Me ha dicho una reconocida Maga que quien le dé al Me gusta tendrá un tórrido romance con Mónica Bellucci o con George Clooney. Yo que tú hacía click por si acaso.

http://www.facebook.com/LaboratorioComunicacionCorporativa

Un millón de gracias. Nos seguimos viendo en cualquiera de las plataformas.

El más simple fuego de artificio

A veces creo que estamos empobreciendo la profesión de tanto hablar de nosotros mismos y del marketing para todo. Soy firme defensor del conocimiento abierto: quien quiera informarse y aprender sobre algo tiene la posibilidad de dirigirse a fuentes directas, y eso es realmente fantástico. Pero la saturación de opiniones, la repetición cansina de obviedades elevadas a la categoría de dogmas, o el autobombo insoportable que hacemos de nosotros mismos (hasta límites que hacen que nos cuestionemos nuestra madurez intelectual) nos vulgarizan y bajan nuestro listón escandalosamente.

Acudimos al mercado de las ideas opinando mucho y escuchando poco, creyendo que el valhalla se esconde tras un trending topic, un puñado más de followers, una invitación como ponente a un crongreso o un punto más en nuestro índice klout.

Hace siglos, los maestros en ciertas artes preferían no ser enteramente visibles. Porque quien estuviera realmente interesado en ser iniciado llegaría a ellos, sabría cuál serían los caminos o éstos se presentarían ante sus ojos. Todo de forma natural. No había por qué preocuparse.

Ahora, que me doy cuenta de qué lejos estamos de esos maestros, temo que nuestro saber no sea magia sino el más simple fuego de artificio.